VP25 VEREDA DEL ROBLEDILLO Y PRADOS BARRERA

ANCHURA LEGAL: 20,89 m   Nº INVENTARIO CAM:  25
LONGITUD CLASIFICACIÓN 1966
2.100 m
LONGITUD PROPUESTA DESLINDE 1998
2.103 m
LONGITUD SOBRE CARTOGRAFÍA
2.566 m (2.150 m reales)
DESNIVEL: 43 m
PENDIENTE MEDIA: 2%
PENDIENTE MÁXIMA: 8%
DE INTERÉS PARA LOS USUARIOS: A partir de la depuradora, el camino se pierde en una zona muy agreste imposible para las bicicletas. Es fácil equivocar el recorrido por la gran cantidad de caminos entrecruzados. Si no se conoce, conviene llevar plano o foto aérea.
 DIFICULTAD:
La valoración es una media entre 1,7 Km muy cómodos y 400 metros finales muy complicados.

 

Existe una considerable discrepancia de trazado y longitud entre las distintas fuentes consultadas. A esto hay que añadir un error importante en la longitud de la propuesta de deslinde. Se hace imprescindible aclararlo mediante el deslinde. Vayamos por partes.

El primer error se origina en la cartografía de 2006 y en la cartografía temática de la web oficial. La cartografía específica 1:5.000 y la descripción del deslinde lo aclaran: esta vereda no nace en la confluencia de las calles Campana y Caracol (como indican dichas cartografías), sino en el cruce de las calles Cañadillas y Quirogas.

El segundo problema deriva del lugar donde termina la vía. Para la cartografía 1:5.000, la de 2006 y la de la web, la vereda se prolonga unos 400 metros más allá de la depuradora, paralela al arroyo. Sin embargo, para cartografía antigua y para la propuesta de deslinde, termina confluyendo con el Camino del Rey, en el arroyo. En el caso del deslinde, además, se ha medido considerablemente mal su longitud, que cifra en 2.103 metros, cuando el trazado que describe mide exactamente 1.750 metros, con escaso margen de error.

Existe importante disparidad de criterios de las propias fuentes oficiales que deberá aclararse mediante un deslinde preciso. En nuestro caso, daremos por bueno el trazado de la cartografía oficial 1:5.000.

Es un camino muy heterogéneo donde, en poco más de dos kilómetros, pasan muchas cosas ante nuestros ojos.

En su inicio, donde Las Quirogas dan paso al polígono industrial, el camino constituye la línea divisoria entre la zona urbanizada y la rústica. Antes de este punto, la urbanización de la zona, hace unos 17 años, dejó un bulevar en la calle Camino de la Laguna, imaginamos que con el fin de preservar la vía pecuaria. Sin embargo, como ya hemos comentado, según el deslinde, esta vía no comienza hasta unos metros más adelante, en el Camino de Cañadillas. Y en la cartografía oficial 1:5.000 sucede lo mismo, pero con una curiosidad: se ha añadido a mano el número de esta vía —25— en la confluencia de la calle Campana con Camino de la Laguna. La confusión está servida. No obstante, a nosotros solo nos interesan las vías cuando atraviesan suelo no urbanizado.

En su inicio encontramos la primera afección grave: su uso como aparcamiento improvisado. En estos primeros 200 metros de recorrido, su anchura se ha reducido a 12 metros, respecto a los casi 21 legales. Debemos entender que se trata de una actuación avalada por el organismo de Vías Pecuarias durante la fase de desarrollo de Las Quirogas y esta parte del polígono industrial que, entre otras actuaciones, supuso desplazar la valla de la finca situada al este de la vereda unos 7 metros.

Superado el polígono, la vía se estrecha entre lindes valladas a lo largo de unos 100 metros, con anchuras de unos 5 metros. Vuelve a abrirse el paisaje para volver a encajonarse entre lindes arboladas a lo largo de unos 200 metros. Ya no volvemos a encontrar ninguna incidencia significativa hasta llegar a la depuradora (EDAR), donde se ha vuelto a reducir considerablemente su anchura legal y pavimentado un pequeño tramo.

Pasada la EDAR, el camino desaparece, con un considerable estrechamiento previo achacable a causas naturales. Desde este punto, la vereda se prolonga a lo largo de 410 metros, siguiendo el trazado del único cerramiento que existe al este del arroyo Peralera. No hay camino; tan solo algunas sendas dejadas por el ganado y la fauna silvestre, en un paisaje pedregoso y agreste de notable belleza. La vereda termina a la altura de unos corrales.

El recorrido atraviesa una zona que se ha incendiado un par de veces en los últimos años, muy cerca del colegio Las Veredas. También son frecuentes pequeños vertidos en varios puntos del recorrido. De cara al paseante, lo más llamativo es la enorme cantidad de caminos que se entrecruzan, haciendo difícil seguir el recorrido correcto si no se lleva un plano o no se conoce el camino. Hasta la EDAR, el camino es cómodo y se recorre sin dificultad. A partir de ahí, el uso de la bicicleta es poco menos que imposible para el usuario medio.

Se atraviesan ecosistemas variados. Del encinar adehesado del principio, entre lindes arboladas y sombrías, se da paso a un monte bajo con predominio de retama, que se prolonga hasta la EDAR. A partir de allí, dejamos a nuestra derecha el arroyo y su bosque impenetrable de ribera, y seguimos junto a la valla por una ladera muy pedregosa y rica en plantas aromáticas, como el apreciado tomillo salsero.

A la salida de la EDAR, en el arroyo, podemos ver el único rodal arbustivo de avellanos que hemos encontrado hasta la fecha en Colmenarejo. Este tramo del arroyo constituye probablemente uno de los refugios de fauna más importantes del municipio. 

RESUMEN DE AFECCIONES GRAVES  

AFECCIÓN 1: Uso de la vía como aparcamiento.
COORDENADAS : UTM 413577-4489612

AFECCIÓN 2: Pavimentado de 50 metros de hormigón en los accesos a la EDAR.
COORDENADAS : Desde UTM 413196-4488502 hasta UTM 413175-4488457

AFECCIÓN 3: El rodeo de la EDAR está muy mal resuelto, resultando estrecho, confuso y difícilmente practicable.
COORDENADAS : UTM 413192-4488392

 

 

Prácticamente, el final del asfalto marca el inicio de la vereda.

Coordenadas UTM 413621-4489764 hacia atrás

 

Dejando a la derecha el polígono industrial, discurre con una anchura de 12 metros.

Coordenadas UTM 413615-4489740

 

Donde confluye con la calle Perdiz, la vereda se usa como aparcamiento improvisado.

Coordenadas UTM 413577-4489612

   

Siempre con el polígono a su derecha, la vereda se va estrechando. El vallado de su izquierda fue modificado cuando se ordenó urbanísticamente la zona.

Coordenadas UTM 413559-4489546

 

Entre lindes arboladas, el camino transcurre con anchuras entre 5 y 6 metros, lejos de la anchura legal, pero suficiente para el paso.

Coordenadas UTM 413579-4489480

 

En esta parte la calzada hay varios afloramientos graníticos que complican —o impiden por completo, como en este caso— el paso de vehículos. Para los usos permitidos en una vía pecuaria, esto no representa ningún inconveniente.

Coordenadas UTM 413593-4489443

 

Estos tramos arbolados hacen que este camino sea uno de los más agradables para recorrer en pleno verano. En esta zona hemos observado abundante presencia de rabilargos, una especie de córvidos bastante reciente en Colmenarejo.

Coordenadas UTM 413600-4489422

 

En esta foto vemos tres señales de senda y vía pecuaria de la Comunidad de Madrid. La colocación de estas señales no siempre es afortunada y en ocasiones resultan bastante confusas, como en este caso, donde la señal del fondo no está exactamente en la vereda del Robledillo, sino en un camino que se desgaja de esta para terminar en la calle Perdiz, en el extremo sur del polígono industrial.

Coordenadas UTM 413584-4489351

 

El camino serpentea entre un paisaje adehesado, con anchuras entre 5 y 6 metros.

Coordenadas UTM 413573-4489216

 

Finalmente, el camino se abre, desaparecen los cerramientos, y entramos en una zona donde se han producido incendios recientemente.

Coordenadas UTM 413626-4489072

 

A la izquierda podemos ver el aspecto escuálido de las encinas que han sobrevivido al fuego. A la derecha del camino, los esqueletos de otros árboles que no tuvieron tanta suerte.

Coordenadas UTM 413636-4488983

   

Los restos de los últimos incendios se agrupan a los lados del camino.

 
 

Esta fue la zona más afectada. Se salvaron varios pies de encina que, tras una severa poda, empiezan a recuperarse. El aspecto es el de una dehesa recién podada.

Coordenadas UTM 413557-4488909

 

Llegamos a la confluencia de la vereda del Robledillo con el camino que sale de Las Veredas en dirección E-O.  En este punto confluyen 5 caminos y senderos. No debemos abandonar la misma dirección que traíamos, es decir, seguir de frente. A la izquierda llegaremos al colegio Las Veredas (nombre muy apropiado por su ubicación), a la derecha hay dos opciones: una finca particular o unirse a uno de los trazados alternativos del Camino del Rey.

Coordenadas UTM 413532-4488886

 

El trazado continúa rectilíneo en dirección suroeste hacia la EDAR.

Coordenadas UTM 413473-4488811

 

En las proximidades del antiguo vertedero (a la derecha) se nos une un camino procedente de la vereda de Viñas Viejas, bordeando Los Escoriales por el norte.

Coordenadas UTM 413366-4488703

 

Mirando atrás vemos el vertedero y las ruinas del antiguo campo de tiro a la izquierda.

Coordenadas UTM 413247-4488583 hacia el norte

 

Los últimos 50 metros antes de la EDAR están pavimentados con hormigón, en clara contradicción con la legislación sobre Vías Pecuarias.

Coordenadas UTM 413207-4488510

 

No se ha respetado la legalidad en el trazado de esta vereda a su paso por la EDAR. Tanto esta planta como la finca limítrofe parecen ocupar una parte importante de los 20,89 metros de anchura. Se puede aceptar que, en zona rústica, vallados antiguos mermen parcialmente el ancho de un camino; pero en actuaciones recientes, hechas al amparo de la legislación actual (como esta EDAR de 2003), no es de recibo saltarse la ley.

Coordenadas UTM 413179-4488450

 

A partir de la EDAR, el camino no se ha recuperado. Encontramos un verdadero caos provocado por los taludes y movimientos de tierras de la EDAR, la exuberante vegetación del arroyo, árboles muertos y caídos, restos de alambradas…  El paso es difícil y la confusión más absoluta reina en la zona. El caso es aún más grave por cuanto estamos en la confluencia de dos importantes vías pecuarias: la vereda del Robledillo y la vereda del Camino del Rey. Urge una actuación en este punto.

Coordenadas UTM 413174-4488380 

 
 

A pocos metros de la depuradora encontramos varios avellanos (Corylus avellana), un árbol muy corriente en ríos y arroyos de zonas de mayor altitud y latitud, pero escasísimo en Colmenarejo (creemos que son los únicos ejemplares).

Coordenadas UTM 413104-4488325

 

Sorteando vallados y obstáculos, debemos alejarnos del arroyo hacia el vallado que, paralelo a él, nos marcará el eje de la vereda hasta su final. El terreno es muy pedregoso y abrupto, imposible para las bicicletas. En cambio, es abundante en aromáticas.

Coordenadas UTM 413144-4488277

 

Algunas sendas hechas por los animales facilitan algo el camino, porque en esta zona es muy raro encontrar a nadie paseando.

  En otoño podemos encontrar fácilmente la apreciada Macrolepiota procera (parasoles), que solo debemos consumir cuando el diámetro de su sombrero supere los 12 cm, ya que otras especies muy similares que no alcanzan estas medidas son extremadamente venenosas.
 

Una instalación agropecuaria, limitada por un estridente muro amarillo, marca el punto final de esta vereda, que termina bruscamente “en tierra de nadie” sin aparente explicación.

Coordenadas UTM 413152-4487959

Volver al menú del Inventario de Vías Pecuarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *